El tejido empresarial valenciano apuesta por el triple impacto

El nuevo paradigma al que se enfrentan las empresas exige una mayor concienciación por los aspectos sociales y medioambientales, frente al rendimiento estrictamente económico: «Queremos contribuir al cambio de nuestra ciudad»

El progreso tecnológico, la globalización y la acumulación de capital han propiciado un crecimiento económico explosivo en las últimas décadas que ha provocado un aumento de la contaminación y un agotamiento energético sin precedentes.

De este modo, es fundamental promover un crecimiento responsable y sostenido en las empresas que conlleve a una transformación de las ciudades desde la innovación y su impacto social, medioambiental y económico.

Con este propósito surgió hace algo más de una década el modelo de empresas de triple impacto, cuyo objetivo es fomentar el desarrollo social y la sostenibilidad ambiental en las comunidades donde operan, más allá de la rentabilidad estrictamente económica.

En este punto, es importante destacar que el 90% de las pyme tienen conciencia sobre la relevancia de las prácticas sustentables, según el Barómetro Pyme 2019. Esto explica la proliferación de startups de triple impacto que se han lanzado durante los últimos años, con el objetivo de contribuir a construir ciudades más inclusivas y sostenibles.

Esta cuestión fue el centro del debate durante el último encuentro de i-Talks, que se celebró el pasado viernes 17 de diciembre en el centro de innovación Las Naves de València.

La cuarta jornada del ciclo de eventos inspiracionales orientados al desarrollo económico organizados por Prensa Ibérica, a través de sus nueve cabeceras del arco mediterráneo, estuvo enfocada al «Emprendimiento de triple impacto» y la necesidad de reconvertir la economía hacia nuevos paradigmas más justos y éticos.

El encuentro, que estuvo presentado por la periodista de Levante TV, Penélope Maestro, contó con la presencia del embajador de los i-Talks, Andy Stalman; el responsable de Col·lab, Mauro Xesteira, y la dinamizadora de stakeholders de Col·lab, Asun Sanchís; el concejal de Innovación y Gestión del Conocimiento del Ayuntamiento de València, Carlos Galiana; y los ponentes Margarita Albors, presidenta y fundadora de Social Nest Foundation; Juan Manuel Baixauli, patrono de la Cátedra Cultura Empresarial; María Celia Rodríguez Rodrigo, responsable de la gestión de proyectos Europeos de I+D en la Oficina de Transferencia de Resultados  de la Investigación del Instituto de Tecnología Cerámica (ITC-AICE); Juan Bueno, coordinador de Mobility Hub Startup Valencia y CEO de Myrentgo Mobility; Ximo Masip, co-fundador de ImpactE; y Carlos Ferrando, fundador y CEO de Closca.

Promover un cambio positivo

El emprendimiento de triple impacto es una herramienta clave en la ejecución de la estrategia de innovación urbana Missions Valencia 2030, a través de la cual la capital del Turia espera mejorar la vida de las personas y conseguir una ciudad que sea más saludable, sostenible, compartida y emprendedora.

En este sentido, la labor de Col·lab es fundamental, como primera aceleradora pública valenciana de triple impacto. «Antes de establecerse el objetivo Missions València 2030, Col·lab ya estaba orientada hacia una ciudad saludable, compartida y sostenible. Más adelante, también se orientó hacia una ciudad emprendedora», destacó Xesteira.

Para ello, es fundamental formar a los jóvenes para que adquieran las habilidades necesarias para sacar una empresa hacia adelante. Esto es lo que ofrece la Cátedra Cultura Empresarial, creada por 50 empresarios que dedican su tiempo y capital en formar a las nuevas generaciones. «No tenemos la varita mágica para montar empresas y hacerlas rentables, pero tenemos la experiencia suficiente para saber lo que va a pasar», aseguró Juan Manuel Baixauli, uno de sus patronos.

ImpactE es uno de esos casos de proyectos emprendedores de éxito. Pensado inicialmente como un proyecto de final de máster, se ha consolidado como una de las mejores startups del mundo. «Demostramos la viabilidad técnica de hacer lo que hacemos y ahora queremos contribuir al cambio de nuestra ciudad en el futuro», explicó Ximo Masip, uno de sus fundadores.

Un caso similar es el de Closca, la marca valenciana que busca inspirar un cambio positivo en la sociedad a través de sus productos. «Buscamos los retos que tenemos como humanidad para tratar de activarlos. Closca quiere ser la marca que dé visibilidad a otras personas y otras marcas para que todo el mundo se entere», subrayó el CEO de la empresa, Carlos Ferrando.

El cambio de paradigma no es algo intrínseco de las empresas de nueva creación. Todos los sectores van a tener que acogerse a esta nueva realidad para no quedarse atrás. Un ejemplo es el ITC-AICE, referente en el sector cerámico de la Comunitat: «Trabajamos mucho en la industria 4.0, ya que el sector se tiene que digitalizar y ser lo más productivo posible», destacó María Celia Rodríguez.

Sin embargo, para lograr la viabilidad de estos proyectos es necesario tener un respaldo económico que no siempre es fácil de conseguir. Para ello trabaja Social Nest Foundation, una compañía pionera en España en el acompañamiento a aquellas personas que quieren invertir su capital en proyectos que ofrezcan un cambio positivo en la sociedad y el medioambiente. Hace cuatro años crearon FI, «una plataforma global que educa, inspira, acompaña, asesora e informa a estas personas para que puedan empezar este camino», explica su fundadora, Margarita Albors.

Además, también es necesario contar con el respaldo de la Administración Pública. «La Administración Pública tiene la ciudad, pero necesita a las empresas para poder gestionarla», recordó Juan Bueno, coordinador de Mobility Hub Startup Valencia, durante su intervención.

Carlos Galiana fue el encargado de poner el broche final a la jornada sobre emprendimiento de triple impacto. El concejal del Ayuntamiento de València reconoció que las startups van «dos o tres pasos por delante de la administración. Nos cuesta mucho seguiros el ritmo en cuanto a normativas y organización de nuestra propia ciudad».

Lo sentimos, no tenemos contenido actualmente.

X
X
X