Vicente Rocatí: ‘La nueva movilidad generará oportunidades en muchos sectores’

Vicente Rocatí: ‘La nueva movilidad generará oportunidades en muchos sectores’

Director de Aidimme. Licenciado en Química Industrial por la Universidad de Valencia, cuenta con una dilatada carrera profesional en la que ha ocupado diferentes cargos de responsabilidad en diferentes empresas privadas del sector de galvanotecnia y textil. En 1991 se incorpora al instituto tecnológico Aimme (actualmente Aidimme).

Vicente Rocatí, director de Aidimme.

Eduardo Enric

El transporte es una de las actividades que emite una mayor cantidad de gases de efecto invernadero sobre la atmósfera. En este sentido, es necesario replantear el actual modelo de movilidad hacia otro más sostenible y que deje a un lado los medios de transporte que funcionan mediante la combustión.

PREGUNTA: ¿Vamos a ver en el corto plazo un cambio importante en las formas de moverse dentro de las ciudades y en sus áreas metropolitanas?

RESPUESTA: Seguro. Además, en este momento no se trata solo de concienciación, sino de cumplir la legislación vigente. A partir del 1 de enero, todos los municipios de más de 50.000 habitantes deberán delimitar zonas de acceso prohibido a vehículos contaminantes; de forma resumida, esto significa que existirán zonas de la ciudad por las que los vehículos con motores de combustión convencionales no podrán circular, con algunas salvedades. Asimismo, las Naciones Unidas, la Unión Europea y los estados miembros han fijado una serie de objetivos relacionados con las emisiones de gases de efecto invernadero que ya están impactando sobre el sector e impactarán todavía más en los próximos años. En el corto plazo, al menos en ciudades de cierto tamaño, los cambios ya los estamos viendo: zonas restringidas para vehículos contaminantes, promoción del uso del transporte público, creación de plataformas de interconexión multimodales, priorización de peatones y medios de transporte alternativos como bicicletas o patines, creación de zonas de aparcamiento en los límites urbanos con conexión a otros medios de transporte más sostenibles, centros logísticos de última milla… En resumen, la movilidad urbana está en proceso de cambio y lo seguirá estando en los próximos años.

P: ¿Cómo afectará a las empresas un cambio en los modelos tradicionales de movilidad?

R: Los cambios en los modelos de movilidad están afectando y afectarán a todo el espectro de empresas, sea cual sea el servicio que prestan o actividad que realizan: procesos de aprovisionamiento, logística interna, logística externa, distribución y entrega de productos… Pero no solo a los procesos, también a los trabajadores durante los desplazamientos hasta sus lugares de trabajo; es decir, la afección es global. Dicho esto, existe un sector al que los cambios en la movilidad impactan de forma directa y suponen una revolución completa de la oferta, incluso de los modelos de negocio: el sector automoción. Europa ha establecido una hoja de ruta clara y, si no cambian las cosas, en el año 2035 se prohibirá la comercialización de vehículos de combustión, coches y furgonetas gasolina y diesel, permitiéndose únicamente los vehículos 100 % eléctricos y los propulsados por hidrógeno. Este hecho está generando el diseño y desarrollo de nuevos modelos, la revisión y replanteamiento de los actualmente en producción, proyectos de adecuación de las plantas de fabricación a los nuevos procesos y, junto a otras variables como la disponibilidad de materias primas, componentes estratégicos como los microchips y los cambios en las costumbres de los usuarios del vehículo particular, han provocado una situación de incertidumbre que está penalizando significativamente la actividad de uno de los sectores estratégicos de nuestro territorio. Pese a todo, también tenemos buenas noticias como la confirmación de la continuidad de la planta de Ford en Almussafes para la producción de vehículos eléctricos para Europa y la elección de Sagunt como ubicación de la planta de fabricación de baterías del grupo Volkswagen, que permiten asegurar la continuidad del sector en el territorio; hay futuro pero no «exento de curvas» en el corto plazo.

P: Aidimme trabaja con empresas de diferentes sectores económicos, ayudando a ofrecerles diferentes soluciones. ¿Qué sectores tienen un papel más destacado en la transición hacia una nueva forma de movilidad más sostenible?

R: La transición a una nueva forma de movilidad está generando y generará oportunidades en muchos y variados sectores. No obstante, como mencionaba anteriormente, existen tres actores clave en este cambio y que, por ser los más afectados, pueden ser los beneficiarios o catalizadores para otras actividades de dicho beneficio. En primer lugar, los fabricantes de vehículos. El vehículo eléctrico y de hidrógeno conforman de por sí un reto y una oportunidad para el sector y, por ende, una oportunidad para la industria de la energía, energías renovables y hidrógeno verde;#en segundo lugar encontramos a las administraciones públicas, los gestores del territorio y servicios públicos a los ciudadanos. No es viable un parque automovilístico neutro en emisiones sin una completa red de estaciones de recarga y de almacenamiento y suministro de hidrógeno renovable; por último, está el ciudadano, que es el usuario de los servicios de movilidad y catalizador del incremento de la demanda en el transporte, eje de todas las políticas públicas en torno a este sector en los últimos años.

P: ¿Cómo puede contribuir Aidimme a la implantación de un nuevo modelo de movilidad sostenible?

R: Gran parte de las soluciones a los retos que la movilidad sostenible plantea están en la tecnología. En este sentido, Aidimme es uno de los once institutos tecnológicos que conforman REDIT. Nuestra labor como centro tecnológico es generar conocimiento a través de la I+D, tratar de adelantarnos al futuro a través de la investigación y trasladarlo a las empresas, al fin y al cabo a la sociedad, a través de la innovación. En resumen, en Aidimme actuamos como agentes iniciadores del avance y mejoras que deben realizar las empresas para adaptarse al cambio o anticiparse a situaciones futuras y, a su vez, catalizamos el proceso, completando los gaps existentes en la cadena de valor de la innovación y favoreciendo el alcance de los objetivos en cada caso planteados.

P: ¿Qué proyectos habéis llevado a cabo recientemente o tenéis pensado desarrollar próximamente al respecto de esta temática?

R: Aidimme, con el apoyo del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace), está desarrollando soluciones y colaborando con empresas en áreas de conocimiento y tecnológicas directamente relacionadas con la mejora del sector, tecnología para producción de hidrógeno verde, valorización de residuos electrónicos, reciclaje de baterías de litio, mejora de estructuras del coche eléctrico, tecnología blockchain aplicada a la logística, desarrollo de superficies higenizantes para el interior de vehículos, gestión de flotas autónomas para logística interna, control de emisiones en entornos urbanos, construcción de gemelos digitales, desarrollo de embalajes sostenibles, desarrollo de un laboratorio de movilidad inteligente y tecnología para la formación de los profesionales del futuro. Estos son algunos de los proyectos en los que estamos actualmente trabajando.

P: ¿Cuál cree que es el futuro de la movilidad?

R: No me atrevo a pronosticar el futuro, pero sí creo que no nos equivocaríamos si enunciamos algunos adjetivos que acompañarán al sector de la movilidad en el corto y medio plazo: descarbonizado, accesible, seguro, eficiente, digitalizado, conectado, multimodal… En resumen, una movilidad sostenible e inteligente.

23 de noviembre – Movilidad Sostenible. Retos y avances

Agenda del evento

Inscripción al evento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
X
X
X