Juan Manuel Baixauli: «El mayor beneficio social es que todo el mundo tenga trabajo»

Juan Manuel Baixauli: «El mayor beneficio social es que todo el mundo tenga trabajo»

La Cátedra de Cultura Empresarial cuenta con programas divulgativos y formativos impartidos y financiados por empresarios y directivos

«El 98% de las startups no va a transcender, pese al enorme esfuerzo que dedicamos para que este ecosistema se mueva, crezca y evolucione», alertó Juan Manuel Baixauli, presidente del grupo turístico Geisha, al inicio de su ponencia en la última edición de los i-Talks, celebrada el pasado viernes en Las Naves.

«La Cátedra de Cultura Empresarial atiende este problema desde el principio», apuntó Baixauli, quien ejerce como formador en el programa de Mentores para emprendedores Universitarios, organizado por la Universidad de Valencia y la Cátedra de Cultura Empresarial, de la cual es patrono también.

La Cátedra de Cultura Empresarial es un foro de talento y conocimiento e impulsor de liderazgo, cuya misión es fomentar y transmitir la pasión empresarial. 

Compuesto por 50 empresas, establece una fuerte conexión con el entorno empresarial y el ecosistema emprendedor. Así pues, cuenta con diferentes programas divulgativos y formativos impartidos por los propios empresarios y directivos de las empresas asociadas. Estos, de forma altruista, ejercen como docentes y transmiten al alumnado la experiencia adquirida a lo largo de su trayectoria profesional. «Los programas están hechos y financiados económicamente por los empresarios. Volcamos nuestros recursos y experiencia para que el alumnado pueda avanzar en sus proyectos», reconoció Baixauli.

Visibilizar la experiencia

«Hasta principios del siglo XXI, el empresario no ha salido a contar su experiencia, la de alguien que ha tenido una idea y ha luchado hacia adelante. Qué mejor que compartir nuestra idea con alguien que tiene esa ilusión», destacó Baixauli.

En palabras del propio patrono de la cátedra, un empresario puede ser cualquier persona con ilusión y ganas de hacer cosas. Por eso, considera fundamental conectar con el alumnado de la universidad: «Muchas de las empresas que colaboran con la cátedra han tenido su kilómetro 0, han estado en el mismo punto en el que están ellos ahora. Es la única forma de empatizar con un estudiante de 23 años. No tenemos la varita mágica para montar empresas y hacerlas rentables».

En este sentido, Baixauli también subrayó la necesidad de integrar el ámbito emprendedor a la formación empresarial actual. «Nos preocupa estar lo más conectados con todo el sistema emprendedor. El mayor beneficio social es que todo el mundo tenga trabajo. Si no creamos ecosistema de empresa, ¿quién va a generar trabajo? Nosotros nos preparamos para ser generadores de entrevistas de personal. Eso es lo que va a crear bienestar social y económico», aseveró.

Programas formativos

La Cátedra de Cultura Empresarial trata de ofrecer a su alumnado la formación más completa y actualizada. En este sentido, destaca el programa «Qui pot ser empresari?», dirigido a estudiantes y titulados en grado o postgrado de la Universitat de València. Se trata del programa más longevo de la cátedra, con 23 ediciones y más de 1.000 alumnos, que persigue acercar a los estudiantes al mundo empresarial mediante sesiones con empresarios que comparten sus experiencias para transmitir el conocimiento empresarial.

Otros ejemplos de la oferta académica de la cátedra son los programas «Jo vull ser empresari», dirigido a emprendedores con una idea empresarial o un proyecto; «Mentoring», pensado a emprendedores con un proyecto empresarial o una empresa ya constituida; o el programa de Cultura Empresarial para el Compromiso Global, que pretende promover e impulsar la Agenda 2030 y los ODS en las empresas valencianas y en el ecosistema emprendedor.

Por último, la Cátedra de Cultura Empresarial lanzará este año la primera edición de su nuevo Campus Universitario de Verano, reservado para el alumnado que destaque en los programas, en el que espera desarrollar valores, habilidades y experiencias mucho más transformadoras que los conocimientos.

Lo sentimos, no tenemos contenido actualmente.

X
X
X